domingo, 27 de junio de 2010

SAVE THE CHILDREN Violencia contra la Niñez parte I


Material enviado por Mónica Casagrande

Se presentará en varias partes

PARTE l

PRESENTACIÓN GLOBAL DE
LA ALIANZA INTERNACIONAL SAVE THE CHILDREN
ESTUDIO DE LA ONU SOBRE LA VIOLENCIA CONTRA LA NIÑEZ


10 puntos de aprendizaje esenciales
Escuchar y pronunciarse contra el abuso
sexual a niñas y niños


Basado en informes de país de Save the Children
en Canadá, Colombia, Brasil, Nicaragua, Siria,
Suráfrica, Mozambique, Ruanda, Uganda,
Bangladesh, Nepal, España y Rumania

Título original en inglés
Global submissions by the International Save the Children Alliance
UN Study on Violence Against Children
10 Essential Learning Points
Listen and speak out against sexual abuse of girls and boys

Traducido al castellano por Claudia Ferreira Talero y
Margarita Cruz Valladares

Publicado por
La Alianza Internacional Save the Children
El grupo de trabajo sobre niñez y violencia
coordina la labor de Save the Children en lo que
concierne al estudio de la ONU: Lena Karlsson
(presidente),Clare Feinstein, Helena Gezelius,
Turid Heiberg, Elizabeth Jareg, Alana Kapell,
Raví Karkara, Florence Martín y Mali Nilsson.
El grupo de trabajo colabora estrechamente con
las personas focales nacionales y regionales de
la Alianza Save the Children, quienes están
contribuyendo de forma activa al proceso del
estudio de la ONU.

Gerente de proyecto y editor:
Turid Heiberg, Save the Children, Noruega
El informe se basa en informes de país
redactados por investigadores y por
miembros del equipo de investigación:
Rumania: Georgeta Paunescu, Gina Badiu,
Andreea Biji, Petre Matei, Madalina Moldovan,
Mihaela Manole. España: José Manuel Alonso
Varea, Pepa Horno Goicoechea. Bangladesh: A
K M Masud Alí. Canadá: Katherine Covell.
Colombia/Brasil: Clemencia Ramírez Herrera,
Carlos Iván García, Liliana Orjuela López,
Marcia Pregnolatto, Nara Menezes, Ana
Dourado, Rocío Mojica, Roger Dávila.
Suráfrica: Aislinn Delany. Siria: Daad Moussa.
Uganda: Silverius Sewannyana, Florence
Nangendo, Moses Sebunya, John Semakalu,
Lukanga Musisi Samuel y Dipak Naker. Nepal:
Keshari Kansakari. Ruanda: Marguerite
Winther Ravn. Mozambique: Antonio Feniasse
Bero y Joaquim Matavele, Anabele Amude,
Carlos Lauchande, Maria das Dores Francisco,
Sonia Seuane, Samaria Tovela. Nicaragua:
Eliette Valladares, Rodolfo Peña.
Coordinadores del informe de país
Elizabeth Sundstrom, Rana Noueiri, Ulrika
Sonesson, Lisa Sekaggya, María Inés Cuadros
Ferre, Luz María Sequeira, Oswaldo Montoya,
Alana Kapell, Gabriela Alexandrescu, Daniela
Munteanu, Sita Ghimire, Helene Andersson
Novel, Paula Simbine, Pepa Horno Goicoechea.
Grupo de Referencia
Elizabeth Jareg, María Inés Cuadros Ferre, Pepa
Horno Goicoechea, Roberta Cecchetti, Vernon
Jones, Tapfumanei Kusemwa (Naira Khan),
Ravi Karkara.
Este informe es producido y financiado por
Save the Children Noruega
Derecho de autor @ Save the Children Noruega,
2005
ISBN: 82-7481-132-1
Revisión de texto: Henrik Kjaerumy Paula
McDiarmid
Diseño gráfico: Sverre Bruun e Inge Lie/
Vintage Media
Ilustraciones: Inge Lie
Para copias adicionales de este informe favor
contactar:
Save the Children Noruega
anne.birkeland@reddbarna.no
Teléfono: +4722990900

http://www.reddbarna.no/

Bajar el informe de:

http://wwww.reddbarna.no/default.asp?V_ITEM_ID=2210

Visión:
Save the Children lucha por los derechos de la
niñez y consigue mejoras inmediatas y
duraderas en las vidas de niños y niñas de todo
el mundo
Misión:
Save the Children trabaja por:
Un mundo que valore y respete a todos los niños
y niñas
Un mundo que escuche a los niños y niñas y
aprenda de ellos
Un mundo donde todos los niños y niñas tengan
esperanza y oportunidad
La Alianza Internacional Save the Children
está aportando al Estudio sobre la violencia
contra la niñez impulsado por el Secretario
General de Naciones Unidas, mediante su
participación en la organización de las
consultas de la ONU en las regiones,
preparando informes temáticos a nivel de
país, regional e internacional y en acciones
de seguimiento. La participación
significativa y ética de los niños, y la
equidad de género constituyen la prioridad
esencial para la participación de Save the
Children en el estudio de la ONU. Este
informe es uno de tres aportes temáticos
globales al estudio de la ONU; los otros dos
se enfocan en el castigo físico y humillante,
y en los niños en conflicto con la ley.
Save the Children secunda a un experto en
participación de niñas y niños, en apoyo a la
secretaría del estudio de la ONU, y ha publicado
versiones de los principales documentos en un
formato adaptado para la niñez. Se ha preparado
un conjunto de herramientas para promover la
participación significativa y ética de niños y
niñas en el estudio, y la región de Asia del Sur y
Central ha concluido una película preparada por
los niños y titulada “La niñez alza su voz contra
la violencia hacia las niñas y los niños”.
Save the Children hizo también un aporte sobre
la violencia basada en el género. Para explorar
los posibles resultados del estudio, Save the
Children publicó un documento para el debate
desde un enfoque basado en los derechos de la
niñez, titulado: Tras el estudio de la ONU ¿cuál
es el siguiente paso?

Índice
Prólogo
Resumen ejecutivo y principales recomendaciones
Primera parte
1. Introducción: Para volver a confiar
Culpando a la víctima
En perpetuo temor a la violencia
Vínculos entre diferentes formas de violencia
Para romper el círculo vicioso de la violencia
Ganar confianza
2. Propósito y metodología
Metodología
3. Definición de abuso sexual y explotación infantil
Abuso de poder y conquista
4. Magnitud del abuso sexual en un enfoque de entornos
¿Qué dicen las estadísticas y la investigación?
¿Dónde ocurre el abuso?
Segunda parte
Los diez puntos de aprendizaje esenciales:
1. Escuchar a las niñas y los niños
El derecho de la niñez a la participación
¿Qué dicen los niños y las niñas sobre el abuso sexual infantil?
Diez recomendaciones de los niños y las niñas contra el abuso sexual infantil:
1. El abuso sexual es malo y no debe suceder
2. Dígales que dejen de hacerlo – es difícil admitirlo
3. Es muy difícil salirse de la explotación sexual y del comercio sexual
4. Escúcheme y créame lo que le digo
5. Hábleme y esté para mi cuando lo necesite
6. Necesito sentirme seguro y protegido, y decidir cómo se va a manejar mi caso
7. Quiérame, apóyeme, nosotros los niños sabemos lo que necesitamos
8. Ayúdeme a resolver las cosas
9. Dejen que mi abusador se responsabilice por lo que hizo
10. No me pongan etiquetas y déjenme vivir mi vida
Las buenas prácticas en lo que respecta a brindarle un espacio a la niñez y escucharla.
Recomendaciones
2. Justicia para la niñez
Introducción
Aprendizaje: Cambio de leyes
Leyes y protección por país
Buenas prácticas en lo que respecta a la justicia para la niñez
Recomendaciones
3. Una responsabilidad compartida para prevenir el abuso sexual infantil: El enfoque multisectorial y multidisciplinario
Introducción
Aprendizaje: Problemas con la puesta en práctica
Retos para brindar un enfoque multisectorial y multidisciplinario
Buenas prácticas en la cooperación y la gestión conjunta
Recomendaciones
4. Un lugar para las niñas y los niños en nuestros corazones: Apropiación de la
comunidad y el reto de los adultos
Introducción
Aprendizaje: Cambios en comportamiento y prácticas que son importantes
Retos en la construcción del apoyo comunitario para las niñas y los niños
Buenas prácticas en el apoyo comunitario
Recomendaciones
5. El origen del problema: Sexualidad, poder y cultura
Introducción
Aprendizaje: Muchas causas del abuso sexual infantil
El origen del problema desde la mira de los países participantes
Recomendaciones
6. Responsabilizar al abusador
Introducción
Aprendizaje: El tratamiento que se da a los ofensores
Abuso infantil por país
Buenas prácticas en el manejo de los perpetradores
Recomendaciones

7. La participación de los niños y las niñas, y la educación en un entorno amigable Introducción
Aprendizaje: Los derechos de la niñez: un nuevo concepto
Obstáculos para crear un entorno amigable hacia la niñez
Buenos prácticas en el fortalecimiento de la participación infantil y la educación de
calidad
Recomendaciones
8. La amenaza mortal: El sida
Introducción
Aprendizaje: Reflexiones sobre las causas del vih/sida e iniciativas para combatirlo
El vih/sida que ocurre en los países
Buenas prácticas y orientación para el manejo del vih/sida
Recomendaciones
9. Transmisión de nuestro mensaje mediante la incidencia
Introducción
Aprendizaje: Cabildeo e incidencia
Experiencias en incidencia en los países
Recomendaciones
10. Aprendizaje del proceso: Seguimiento, evaluación y elementos de calidad
Introducción
Aprendizaje: Necesidad de datos adecuados
Procesos de aprendizaje en los países
Recomendaciones
Referencias

Prólogo
Desde que se nace y durante toda la vida, la confianza es fundamental para el desarrollo humano, el bienestar y el funcionamiento normal. Sin la capacidad de creer plenamente y dedicar tiempo a nuestros congéneres, corremos el riesgo de vivir vidas aisladas, llenas de incertidumbre y
suspicacia, que suplantan el amor y la alegría de la amistad. Una vez que se pierde la confianza, es difícil recuperarla, especialmente porque esa pérdida conlleva la destrucción de la autoestima.
Aprender a confiar, y vivir y establecer relaciones de confianza, al principio mediante los vínculos tempranos con el entorno familiar, es parte esencial de la niñez y está íntimamente relacionada con la capacidad de amar y de sentir empatía.
Todas las formas de violencia contra la niñez, pero sobre todo el abuso sexual perpetrado por
personas en las que los niños confían y hacia quienes sienten lealtad, destruye para siempre los
sentimientos básicos de felicidad, protección y seguridad que se asocian a la presencia de esa
persona. Esta enorme e irreparable pérdida es el precio que pagan los abusadores y que sufren los niños y las niñas, pero que rara vez se reconoce. La muerte de una madre o de un padre, aunque trágica para un niño, puede llorarse, al tiempo que se atesora el recuerdo de la relación. La mayoría de los niños se recuperan de esas pérdidas. Perder al padre o a la madre porque se convirtieron en algo peligroso e incomprensible, deja para toda la vida un permanente sustrato de pesar y desesperación.
Las voces de niñas y niños en este destacado informe, editado por Turid Heiberg, que condensa
investigaciones sobre la violencia sexual contra niños y niñas en 13 países, deja al lector sin
ninguna duda en cuanto al impacto que el abuso ha tenido sobre esos niños y niñas en su proceso de crecimiento. El hecho de que gran parte de los abusos ocurran en el entorno familiar, significa
también que tiende a volverse una acción repetitiva, que suele comenzar en la infancia y se
prolonga por varios años. El miedo, los confusos sentimientos de lealtad, el no entender lo que les
está pasando y el no contar con adultos confiables y comprensivos, a diario atrapa a millones de
niñas y niños en impenetrables barreras de silencio. Aprendemos de qué manera el abuso en el
hogar puede influir en los caminos de la vida cuando los niños deciden abandonar sus familias en
pos de un mundo más seguro, sólo para seguir siendo explotados como objetos comerciales.
Como una aparente paradoja, pero por supuesto, debido al hecho de que la inmensa mayoría de las familias no abusan de sus hijos e hijas, la investigación muestra que el número cada vez mayor de niñas y niños que no cuentan con la protección de sus familias son especialmente vulnerables al abuso. Debido al abrumador número de niños y niñas que pierden a sus padres y madres por causa de la pandemia del vih/sida, nunca antes había habido tantos niños y niñas en el mundo sin sus progenitores. La protección de los derechos de esos niños y niñas presenta retos singulares.
Las historias de las niñas y los niños revelan que aparentemente hay una enorme falta de empatía detrás del comportamiento predatorio de los miembros de la comunidad adulta, que se plasma en las numerosas maneras en que buscan la explotación sexual de niñas y niños para su propia gratificación o lucro económico. Con la introducción de Internet y el incremento de los viajes internacionales, lo que antes era local o nacional, se ha vuelto global.
En las niñas y niños que han vivido y sobrevivido a este tipo de experiencias en su infancia,
coexisten la vulnerabilidad y la resiliencia. Son como árboles en islas azotadas por los vientos,
golpeados por tormentas, doblegados, pero aferrados con determinación, adaptándose para poder vivir. Estos son los niños y niñas con quienes nosotros los adultos necesitamos establecer alianzas fuertes para empezar a ‘romper el silencio’. Primero tenemos que ganarnos su confianza y respeto, y ellos no deben dudar de nuestra confianza y nuestro respeto.
Pero hay esperanza. El informe enumera muchos ejemplos de iniciativas locales, nacionales e
internacionales dirigidas a abordar la violencia sexual y otros tipos de violencia contra la niñez. Lo que se necesita ahora es que los gobiernos den respuestas concertadas y comprometidas. Si bien se reconoce plenamente la compleja dinámica de las funciones de género y las diferencias de poder entre hombres y mujeres, y también que el avance de las mujeres y la evolución de roles
masculinos más protectores son componentes esenciales para abordar todas las formas de abuso, las niñas y los niños no pueden esperar a que esto suceda. «Su nombre es hoy y no pueden esperar hasta mañana»1 reiteran las voces de las niñas y los niños en este informe: ¡Actuemos ya!
Este informe es un aporte para el estudio global —primero en su género— sobre la violencia contra la niñez realizado por las Naciones Unidas, actualmente en preparación. Es el primer estudio de la ONU que de manera convincente involucra a niños y niñas de todo el mundo, reconociendo y apoyando el papel esencial que desempeñan en el combate contra todas las formas de violencia y en el esfuerzo por hacer del mundo un lugar más confiable.
Juntos, debemos convencer al mundo entero de que no hay nada más honorable que proteger, amar, respetar y cuidar a la nueva generación, y nada más deshonroso que dejar de hacerlo.
Elizabeth Jareg
Asesora en jefe
Save the Children Noruega
REPRESENTANTE DE LA ALIANZA SAVE THE CHILDREN EN EL PANEL DE ASESORES
PARA EL ESTUDIO DE LA ONU SOBRE LA VIOLENCIA CONTRA LA NIÑEZ.

1 Gabriela Mistral, ganadora del Premio Nóbel de literatura, Chile.

Resumen ejecutivo y principales recomendaciones

«Se deben hacer todos los esfuerzos posibles por crear un mundo libre
de abuso sexual infantil, donde las niñas y los niños puedan vivir
libremente sin temor alguno a que se abuse de ellos.»

NIÑO DE UGANDA

1. Antecedentes

El estudio del Secretario General de la ONU sobre la violencia contra la niñez brinda la oportunidad de pronunciarse en contra del abuso sexual en niñas y niños, y de identificar maneras de abordar esta grave trasgresión de los derechos humanos de la niñez. Dos congresos mundiales1 abonaron el camino para que los gobiernos y el público reconocieran la explotación sexual infantil, y el momento es propicio para realizar acciones concertadas que efectivamente protejan a niñas y niños contra todas las formas de explotación y abuso sexual.
El tema del abuso sexual infantil merece que la comunidad mundial lo tome en serio. Es una invasión de la zona más íntima de un niño, una trasgresión a la integridad física y sicológica, y de las normas morales del niño y de la sociedad. Crea temor en la niña o el niño y puede causarle daño físico y mental de por vida. El estigma y la vergüenza que rodean al abuso sexual infantil en todas las sociedades, a menudo llevan a que el niño enfrente a solas el daño que sufre. La revelación del abuso rara vez conduce a la condena del abusador, y más bien se culpa y se juzga al niño.
La legislación internacional, en particular la Convención sobre los derechos de la niñez, establece normas para la protección de niñas y niños contra todo tipo de violencia, pero las leyes nacionales y el derecho consuetudinario, las prácticas tradicionales, los sistemas de justicia y los sistemas de bienestar infantil no
brindan una protección adecuada a la niñez. Por lo general, en muchos lugares y situaciones no se da prioridad y se desestima la puesta en práctica de los derechos de la niñez, incluido su derecho a la protección. Como consecuencia de ello, a los niños y niñas se les niega el pleno disfrute de sus derechos, el desarrollo de sus capacidades y su participación efectiva en la sociedad.
1.1. La participación de Save the Children
Los miembros de la Alianza Internacional Save the Children tienen una larga experiencia de trabajo —en
diferentes países y en una gran diversidad de culturas y contextos— con niñas y niños que son víctimas de
abuso sexual y de explotación y que están en situación de riesgo. Algunos de los miembros también han
trabajado con jóvenes trasgresores, para mejorar el conocimiento en cuanto a la prevención de ese tipo de
delitos.2 Save the Children tuvo una importante presencia en los dos congresos mundiales, y de continuo
refuerza su trabajo en contra de todas las formas de abuso sexual infantil, en el ámbito internacional y
regional. Se hace hincapié en la importancia de escuchar a los propios niños y niñas a fin de lograr una
mejor comprensión del problema, y de asegurar que las medidas de protección estén adaptadas para la niñez.
La política de protección a la niñez de la Alianza Internacional Save the Children3 refleja la responsabilidad
de Save the Children —tanto a nivel institucional como de cada uno de los miembros de su personal— de
trabajar en pro de la satisfacción de los derechos de la niñez, brindándoles protección contra la violencia,
incluido el abuso sexual. La política asegura que todo el personal esté consciente de los riesgos del abuso
infantil y sepa qué medidas tomar cuando surja la preocupación en cuanto a la seguridad de niñas y niños.
1 Congresos mundiales de Estocolmo y Yokohama contra la explotación sexual comercial de niñas y niños, 1996 y 2001.
2 Un buen ejemplo es la clínica para niños varones en el centro sueco de Save the Children para niños, niñas y adolescentes en crisis.
3 La política está disponible en www.savethechildren.net
El personal, los voluntarios y los socios deben firmar y acatar un código de conducta, y se espera que cada
miembro de Save the Children cuente con mecanismos para el seguimiento y la presentación de informes.
Save the Children decidió aprovechar la oportunidad que le brindara el estudio de la ONU sobre violencia
contra la niñez. La siguiente visión y objetivo han sido la guía de su labor:
La visión

Se hará realidad el derecho de todo niño y niña a una vida libre de violencia.
El objetivo

Todas los integrantes de la sociedad reconocen todas las formas de violencia contra niñas y niños, y
actúan para eliminarlas, a fin de que se cambie el comportamiento, las actitudes y las prácticas de las
personas en lo que respecta a los derechos de la niñez.
Se otorga prioridad a tres temas específicos: al castigo físico y degradante; a los niños y niñas en conflicto
con la ley; y al abuso sexual contra niñas y niños. La participación significativa y ética de la niñez, y la
violencia basada en el género, son las prioridades esenciales y transversales. Este informe es el resultado del
proyecto diseñado para presentar los puntos de aprendizaje de casi dos décadas de incidencia y de trabajo
programático en torno al abuso sexual contra la niñez.
El trabajo de Save the Children se basa en los principios del Programa sobre los derechos de la niñez, que
incluyen la participación de la niñez, la rendición de cuentas y la no discriminación, a la par de la equidad de
género. El trabajo desde la perspectiva del Programa sobre los derechos de la niñez significa abordar las
causas fundamentales de las trasgresiones de los derechos, reconociendo a la niñez como derechohabiente y
actor social, así como la responsabilidad de los gobiernos de abordar y emprender acción contra la violencia.
Asimismo, significa reconocer que las madres, los padres y los familiares son los principales proveedores de
atención, y apoyarlos y protegerlos en el cumplimiento de su función. La perspectiva del Programa sobre los
derechos de la niñez implica usar enfoques participativos y empoderantes, y trabajar en asociación y alianza
para promover los derechos de todos los niños y las niñas, y para abordar la violencia contra la niñez.
1.2 Definición
Save the Children define el abuso sexual y la explotación infantil como: «...la imposición de actos sexuales,
o de actos con connotación sexual, a un niño o niña, por parte de una o más personas.»
4
El abuso sexual infantil se refiere al acto abusivo inmediato contra un niño o niña, y es la base de la
explotación de ese niño o niña; incluye manoseo indecente, penetración y tortura sexual, así como
exposición indecente, el uso de un lenguaje sexual explícito dirigido al niño o niña, y mostrar material
pornográfico. Las personas que abusan sexualmente de un niño o niña pueden tener una relación emocional
o profesional con ese niño o niña, en la que explotan su posición de confianza y poder. Sin embargo, los
niños y las niñas pueden ser sexualmente explotados por abusadores o terceras partes que tienen un interés
comercial o de explotación en el niño o niña.
La edad establecida por la ley para dar consentimiento define cuándo se considera que un niño o niña tiene
la suficiente madurez para consentir la práctica de relaciones sexuales mutuamente deseadas. En algunos
países, esa edad es de apenas doce años, y la edad socialmente aceptada puede ser incluso menor. Sin
embargo, al ratificar la Convención sobre los derechos de la niñez, los Estados parte se comprometen a
proteger a cualquier niña o niño menor de dieciocho años contra todas las formas de abuso sexual.
4 La Alianza Internacional Save the Children (2003 ) La política de Save the Children: Protección para la niñez contra el abuso sexual y la explotación. La política está disponible en www.savethechildren.net

1.3 Metodología
En el presente estudio han participado trece países del programa de Save the Children, como son Canadá,
Colombia, Brasil, Nicaragua, Suráfrica, Mozambique, Ruanda, Uganda, Siria, Nepal, Bangladesh, Rumania
y España, que se han basado en sus propias experiencias y en las de sus socios, así como en las de los
gobiernos y de la sociedad civil, en el combate contra el abuso sexual infantil dentro de varios contextos
culturales, socioeconómicos, políticos y religiosos. A los participantes se les solicitó elaborar informes de
país en los que se hiciera un análisis de la situación concerniente a los datos existentes y al marco jurídico,
se identificaran las buenas prácticas y lecciones aprendidas, y se facilitara la participación de niños y niñas
en el estudio.
La recopilación y el análisis de la información se guiaría por diez puntos de aprendizaje esenciales —las
revelaciones y las ‘principales joyas’ del aprendizaje de Save the Children en dos décadas de experiencia en
materia de incidencia y de práctica programática. Los puntos de aprendizaje abordan el ciclo de los
programas y de la incidencia, y se basan en un enfoque pro derechos de la niñez.
Los estudios de país se basan en fuentes secundarias y en la recopilación de datos primarios. Los
investigadores utilizaron los datos más recientes y el material disponible, y basaron sus análisis en datos
cuantitativos, entrevistas, discusiones con grupos focales conformados por profesionales, niños y niñas,
talleres y estudios minuciosos de las investigaciones disponibles. Se pretendía que las investigaciones y el
diálogo con niñas y niños se hicieran de conformidad con las directrices de Save the Children5 concernientes
a la participación significativa y ética de niños y niñas en las investigaciones.
A partir de los tres estudios de país, el editor tuvo bastante libertad para seleccionar y editar los contenidos,
y es el responsable del análisis final. Las referencias que se hacen provienen de los estudios de país y no de
las fuentes primarias, y sólo se hacen cuando no es obvio a qué informe de país se refiere el texto. Todos los
informes de país se incluyen en una lista al final del informe.6
En este resumen ejecutivo, el material está organizado de modo que esté acorde con el formato del estudio
de la ONU, e incluye los principales entornos ya que la mayor parte del material de los estudios de país es de
relevancia para esos escenarios.
2. Prevalencia/ magnitud

Tanto las niñas como los niños son objeto de abuso y explotación sexual. Por lo general, las niñas corren un
mayor riesgo, aunque a veces el riesgo es mayor para los niños, debido a las fuertes barreras culturales en
contra de las relaciones sexuales extramaritales con mujeres. Los ofensores son en su mayoría hombres,
pero también hay mujeres, y puede haber abuso sexual de un niño o niña hacia otro niño o niña.
El sigilo en torno al abuso dificulta que se pueda determinar la magnitud del problema, dado que la mayoría
de los incidentes de abuso sexual infantil no se reportan. Los estudios de país muestran que se han realizado
frecuentes investigaciones sobre abuso sexual vinculado con ciertos grupos, como son las niñas que se
consideran en situación de riesgo, y que se ha puesto atención a ciertos aspectos, como es la trata de
personas. Pero en general, todavía se cuenta con muy pocos estudios investigativos sobre aquellos casos en
que ocurre el abuso sexual, y sobre las niñas y niños sexualmente abusados y sus perpetradores.
No existen bases de datos centrales ni sistemas de seguimiento que reúnan las estadísticas disponibles sobre
el abuso sexual infantil. No obstante, los registros de la policía y los datos recopilados entre agencias
públicas, proveedores de servicios, encuestas académicas e investigaciones realizadas por organizaciones no
gubernamentales, muestran una y otra vez que hay abuso sexual contra la niñez. Sin embargo, es preciso
5 Véase: So You Want to Consult with Children and So You Want to Involve Children in Research. [De manera que desea consultar
con los niños y niñas e involucrarles en las investigaciones]. Disponible en www.savethechildren.net
6 En este informe se incluyen dos estudios de Uganda y Mozambique. A menos que se indique lo contrario, el texto se refiere a los
estudios de Sewannyana et.al / Uganda y Save the Children Noruega en Mozambique.
tener cautela al evaluar los datos existentes, ya que se utilizan definiciones diferentes y varía la
representatividad. Los estudios de país también señalan el temor al abuso sexual que sienten muchas niñas, y
también los niños, y destacan la importancia que tiene esa forma de violencia en las vidas de niños y niñas.
Los estudios de país indican que el abuso sexual y la explotación infantil están aumentando. No queda claro,
sin embargo, cuánto de esto se debe a un incremento en el número de incidentes y cuánto a que ha
aumentado la denuncia de los casos. En términos generales, el creciente conocimiento de que el abuso
sexual infantil es un delito, aunado a la promoción de la denuncia y a una mayor comprensión por parte de la
policía y del personal de salud, a la disponibilidad de servicios jurídicos gratuitos y a la sensibilización en
las escuelas, en las comunidades y a través de los medios, constituyen todos factores que promueven la
denuncia. Por otra parte, la evidencia indica claramente que hay una creciente actividad delictiva relacionada
con el tráfico sexual de niñas y niños, con su explotación por parte de personas viajeras y con la explotación
sexual y otros delitos vinculados a la pornografía y el Internet.
3. Conclusiones y recomendaciones
El análisis de los estudios de país indica que el abuso sexual contra niñas y niños tiene lugar en todos los
ámbitos del estudio de la ONU. A pesar de la falta de datos, está claro que la mayoría de los perpetradores
son personas conocidas para el niño o la niña. El perpetrador suele ser una persona de sexo masculino, y lo
más inquietante es que, muchas veces es alguien en quien el niño o la niña debería poder confiar para que le
proteja, como sería el padre o el padrastro, un hermano o un amigo, un oficial de la policía, un líder religioso
o un docente.
El primer paso vital es que el niño o niña se atreva a contárselo a alguien. Así pues, la disposición de los
adultos a escuchar a niños y niñas es crucial para protegerles contra el abuso sexual. Muchos padres y
madres practican lo que sólo puede tildarse de conspiración de silencio en torno a temas de índole sexual, y
al abuso sexual en particular. Podría ser que los docentes y otros adultos que trabajan con la niñez tuvieran
prohibido, o les resultara muy difícil, dar información sobre temas sexuales a niños y niñas.
Si un niño o una niña que ha sido abusado sexualmente no puede encontrar a nadie con quien hablar ni a
quien pedirle protección, es probable que el abuso continúe.
Lo mismo podría suceder cuando se denuncia el abuso. Lamentablemente sigue habiendo una abrumadora
evidencia de que los niños y niñas sexualmente abusados corren un riesgo mayor de seguir siendo
victimizados una vez que denuncian el abuso. Este es el caso en muchos entornos educacionales, en el lugar
de trabajo, en sistemas de justicia formales e informales, e incluso dentro del sistema de protección de la
niñez. Hay también casos de miembros de la familia que asesinan a sus hijos o hijas por el hecho de haber
sido violados. Por lo general, las actitudes subyacentes hacia las niñas y los niños muestran una obvia
necesidad de educación en torno a los derechos de la niñez, así como de enjuiciar a los perpetradores.
Una importante conclusión es que las diferentes formas de violencia contra niñas y niños están
interrelacionadas. Por ejemplo, es común que una niña o niño que es sexualmente abusado ya haya vivido
otras formas de violencia. Las niñas y los niños que han huido de sus hogares suelen dar como principal
razón la violencia y el abuso por parte de sus progenitores. Una vez que dejan sus hogares, se vuelven
vulnerables a mayor violencia y al abuso sexual en la comunidad, en las calles, en las instituciones y en el
trabajo. Este efecto secundario de la violencia, del abandono y del abuso sexual no debe subestimarse,
puesto que les deja sin protección alguna contra la explotación sexual. Los miembros de los hogares
encabezados por niños o niñas también están particularmente en riesgo.
Es así que, conforme va creciendo, ese mismo niño o niña puede ser víctima de diferentes perpetradores en
varios entornos.
Una niña o niño puede sufrir a diario acoso sexual y violación, e incluso nacer en esclavitud sexual, como
por ejemplo, cuando crece en un prostíbulo. Niñas y niños pueden ser abusados a cualquier edad, y varios estudios señalan que la edad promedio está bajando cada vez más. El abuso puede ser también
extremadamente violento, y ser perpetrado por varias personas a la vez.
Los estudios señalan que las niñas y niños con discapacidades tienen aún mayores probabilidades de ser
abusados sexualmente. La pobreza y la pertenencia a un grupo étnico en situación de desventaja también
pueden ser factores de riesgo. El abuso de drogas y de sustancias tóxicas, y las situaciones de guerra, de
conflicto y de desastres naturales, pueden ser otras situaciones que propicien el abuso sexual y la explotación
de la niñez. En general, la alta incidencia de abuso sexual indica que hay muchos niños y niñas en riesgo, y
que ciertas situaciones aumentan el riesgo.
Las acciones dirigidas a combatir el abuso sexual infantil suelen ser iniciativas y proyectos especiales, en
vez de formar parte integral de todas las políticas de gobierno concernientes a la atención y protección de la
niñez. Suele considerarse que los perpetradores son un pequeño grupo de extraños con desviaciones
sexuales a quienes se tilda de pedófilos. Este enfoque en la desviación sexual puede llevar a una
subestimación de la alta incidencia del abuso sexual infantil y de temas como el poder y el control. Los
perpetradores identifican a sus víctimas, las conquistan, las manipulan, las abusan y las acallan, valiéndose
del hecho de que nadie presta oídos a la niñez.
El abordaje de las causas fundamentales subyacentes rara vez se reconoce como una obligación del Estado.
Estas causas fundamentales incluyen la inequidad de género, los tabúes en torno a la sexualidad, los
desequilibrios de poder, la pobreza, y las creencias culturales que afectan a la niñez en sus hogares y
comunidades. Asimismo, son pocas las organizaciones no gubernamentales que abordan ‘el lado de la
demanda en el abuso sexual’ y que abarca los patrones de comportamiento sexual masculino en la sociedad.
3.1 Obligaciones internacionales
El abuso sexual y la explotación infantil trascienden las fronteras nacionales y son un asunto que concierne a
la comunidad mundial a través de Naciones Unidas y de otros órganos internacionales. El consenso
internacional de que la violencia y el abuso sexual son trasgresiones graves e inaceptables de los derechos
humanos de la niñez, es importante para poner en práctica medidas y mecanismos de seguimiento a nivel
internacional, regional y nacional. Existen mecanismos internacionales para asegurar y coordinar las
medidas especiales que protegen los derechos de la niñez y para dar seguimiento a la implementación
gubernamental de los instrumentos que los propios gobiernos han ratificado.
El estudio de la ONU brinda una excelente oportunidad para fortalecer el compromiso y las acciones contra
el abuso sexual infantil a todos los niveles, incluido el global.
Recomendaciones:
• El estudio de la ONU debe establecer una definición sobre el abuso sexual y la
explotación infantil; asegurar que dicha definición aclara la protección de todos los
niños y niñas menores de 18 años a fin de orientar a los gobiernos en lo que respecta a la
edad legal para el consentimiento, a las leyes que atañen al matrimonio y a las prácticas
tradicionales.
• Promover la implementación de las normas internacionales para prevenir el abuso y la
explotación sexual y proteger a la niñez contra esas prácticas.
• Asegurar que, de conformidad con el mandato emanado de los mecanismos de derechos
humanos, la violencia y el abuso sexual contra la niñez se reportan ante la Comisión
sobre derechos humanos y ante otros órganos relevantes de la ONU.
• Procurar que en todos los informes destinados al Comité de la ONU sobre los derechos
de la niñez, se incluyan las voces de los niños y las niñas, y la información que ellos
mismos aporten.
• Durante las misiones de investigación, los relatores especiales deben consultar, toda vez
que sea posible, a los grupos y a las organizaciones de niñas y niños pertinentes.
3.2 Obligaciones del Estado

Un avance positivo es que en la mayoría de los trece países se ha enmendado el Código Penal y se han
promulgado nuevas leyes a fin de cumplir con las normas internacionales, en particular con la Convención
sobre los derechos de la niñez. La protección contra el abuso sexual infantil se ha incluido en las
Constituciones de algunos países. Sin embargo, aún quedan muchos desafíos en cuanto a su implementación,
lo que a veces tiene que ver con incorporar el derecho consuetudinario y las tradiciones asociadas con éste a
esta nueva perspectiva jurídica. Por estas y otras razones, muchos niños y niñas enfrentan serias dificultades
para tener acceso a la justicia, una situación que los abusadores aprovechan para escapar del castigo. Esto
aumenta la impunidad, y con ella, aumentan también el temor a hacer la denuncia y la desconfianza en el
sistema jurídico. En ocasiones, la situación propicia que se hagan arreglos extrajudiciales, que no
necesariamente consideran el interés superior de la niña y el niño.
Los ejemplos de buenas prácticas, en lugar de ser la norma, suelen provenir de iniciativas y proyectos
especiales que incluyen diversas acciones dirigidas a promover sistemas judiciales amigables para la niñez,
además de una estrategia de empoderamiento de la víctima, todo esto con miras a apoyar al niño o niña que
esté brindando testimonio. Antes del juicio, al niño o niña se le puede familiarizar con el tribunal y los
procesos judiciales, y tiene la posibilidad de brindar evidencia colocándose tras una pantalla, mediante
entrevistas grabadas en video o mediante circuito cerrado de televisión.
La asesoría jurídica gratuita es otro tipo de iniciativa que puede ser de enorme importancia, dado que por lo
común, los niños y las niñas, aun cuando cuenten con el apoyo de sus familias, no pueden pagar los costos
de llevar su caso ante los tribunales.
La mejor práctica es brindar a los niños y niñas sexualmente abusados algún tipo de servicio integral y
adaptado para la niñez. Esto debería facilitar el proceso jurídico y el seguimiento médico y sicosocial,
reduciendo así el estrés de la víctima, ya que sólo tendrá que explicar su caso a un número limitado de
profesionales especialmente capacitados, y al mismo tiempo se le brindará atención y apoyo. Como parte del
seguimiento jurídico, en varios lugares se ofrece consejería sicosocial y lugares seguros. Los miembros de la
familia que no son abusivos y que tienen una relación estrecha con la víctima también se benefician de la
consejería y del apoyo sicosocial. Se cuenta con protocolos y directrices multidisciplinarios para la gestión y
coordinación de los casos, y el personal trabaja para sensibilizar a los profesionales, a las autoridades, a las
comunidades y a los diversos proveedores de servicios involucrados. Tales sistemas promueven el interés
superior de la niñez y mejoran los métodos para recabar la evidencia.
Los casos de abuso sexual infantil a veces se abordan en otras instituciones fuera del sistema judicial. Por
ejemplo, en aquellos casos en que el abuso fue perpetrado por un miembro de la familia, puede juzgar el
caso un servicio de protección a la niñez. En ese caso, ‘la probabilidad’ reemplaza a ‘fuera de toda duda
razonable’, y el apoyo a la familia reemplaza las respuestas de la justicia penal. En otras áreas, los consejos
locales pueden mediar de una manera que sea adaptada para la víctima. La consejería que se otorgue a la
familia puede ser importante para abordar el abuso infantil y, de ser posible, no debe separarse al niño o niña
de su familia. Si alguien va a ser separado de la familia más bien debe de ser el abusador. Es importante, sin
embargo, que estos sistemas adicionales o alternativos se guíen por un sistema jurídico para así proteger el
interés superior de la niñez y asegurar que el abusador no está engañando ni amenazando a la familia para
que retire los cargos ante la justicia.
Existen tribunales especializados para ventilar delitos sexuales o temas de la niñez. Se han propuesto
servicios judiciales móviles en un esfuerzo por cubrir países enteros.
Otros tipos de iniciativas obligan a los profesionales a reportar casos de abuso sexual infantil, y no hacerlo
constituye un delito bajo el derecho penal. Esto puede ayudar a visibilizar el problema y a combatir la
conspiración del silencio.
En los trece países que se incluyen en este estudio hay ejemplos de iniciativas multisectoriales y
multidisciplinarias, pero poca evidencia de marcos de políticas nacionales que propicien la cooperación
entre sectores de modo sostenido y cohesionado. La falta de recursos humanos y financieros suele ser un
obstáculo para las iniciativas, las que también pueden limitarse a ciertos temas del abuso sexual, como es la
trata de personas, o bien centrarse en la cooperación entre unos pocos sectores. Muchas veces, el sistema
nacional de protección infantil depende en gran medida de la sociedad civil para ofrecer servicios sociales a
la niñez. Sin embargo, las organizaciones no gubernamentales no pueden reemplazar la responsabilidad del
Estado de brindar un sistema de protección infantil holístico.
Recomendaciones7:
• Desarrollar y poner en práctica leyes nacionales para proscribir el abuso sexual y
todo tipo de violencia en contra de la niñez, de conformidad con las normas
internacionales de derechos humanos, y difundir el conocimiento de las leyes.
• Desarrollar un marco nacional de políticas basadas en los derechos de la niñez, con
claras estrategias para prevenir el abuso sexual infantil y dar protección a la niñez, y
que incluya un fuerte componente de seguimiento y evaluación. Las políticas deben
atacar las causas fundamentales y asegurar servicios de calidad para todas las
víctimas.
• Que el gobierno establezca una cooperación multisectorial y multidisciplinaria entre
ministerios, instituciones y organizaciones de la sociedad civil, profesionales y
proveedores de servicios, mediante el trabajo en red y convenios y protocolos que se
puedan poner en práctica.
• Crear una institución de gobierno que tenga a su cargo la elaboración de bases de
datos, estudios de línea de base e indicadores de avance.
• Fortalecer la capacidad de funcionarios gubernamentales, de organizaciones e
instituciones, del sector empresarial, de padres y madres, y de los miembros de la
comunidad, en lo concerniente a los derechos y a la protección de la niñez, así como
a la participación ética y significativa de las niñas y los niños.
• Que el sistema de justicia forme parte de un enfoque integral de servicios
interconectados que aseguren un proceso adaptado para los niños y las niñas, y
sistemas judiciales que apoyen a las víctimas.
• Consultar e involucrar a las niñas y los niños en el proceso de desarrollo de las
políticas y programas.
• Que a nivel nacional y en las comunidades existan medidas adaptadas para la niñez,
de modo que las niñas, los niños y las personas adultas puedan reportar sin peligro
el abuso sexual.
• Brindar inmediata atención y rehabilitación mediante profesionales debidamente
capacitados, a niños y niñas que hayan sido sexualmente abusados, e impedir
cualquier nueva victimización.
7 La mayoría de las recomendaciones bajo los otros ámbitos son también responsabilidades del Estado.
• Demostrar la naturaleza criminal del abuso sexual infantil, responsabilizando a los
perpetradores. Desarrollar para los trasgresores programas de rehabilitación que
incluyan consejería grupal entre congéneres para jóvenes trasgresores.
• Brindar servicios de salud y orientación en temas sexuales que estén adaptados para
la niñez. Fortalecer la capacidad de los servicios de salud para que puedan
identificar a niñas y niños que estén siendo abusados o que estén en riesgo de serlo,
y para que puedan manejar casos de ese tipo.
• Incluir los temas del abuso sexual y la violencia contra la niñez en los planes de
estudio de los programas de educación de profesionales que entran en contacto con
la niñez.
• Asignar suficientes recursos para prevenir y abordar el abuso sexual infantil y
realizar estudios sobre el costo del abuso para la sociedad.
• Formular códigos de conducta para las personas que trabajan con la niñez, como son
los proveedores de servicios, los empleados de gobierno y el personal de
organizaciones no gubernamentales.
3.3 El abuso sexual en el hogar y en la familia

Los informes de los países claramente indican que el hogar y el entorno inmediato son los sitios donde los
niños y las niñas son sexualmente abusados por personas que tienen el deber de cuidarles. Padres, tíos,
padrastros, hermanos, abuelos, primos, vecinos, personas que trabajan en la casa y amigos de la familia,
están entre las personas más comúnmente citadas como los perpetradores. Los progenitores pueden también
vender a sus hijos e hijas con fines de explotación sexual, tal vez sin sospechar cuál es el propósito.
Los estudios señalan el fuerte impacto emocional y la confusión que experimenta el niño o niña al ser
sexualmente abusado por personas en las que normalmente debería confiar y de las que depende, y al no ser
protegido o defendido por otros miembros de la familia.
Cada vez más, el hogar y el entorno local de niños y niñas están siendo afectados por los aspectos negativos
de la economía global de mercado, que les hace más vulnerables a la trata de personas, por ejemplo. La
tecnología moderna permite que en cualquier parte se pueda tener acceso a la explotación sexual infantil por
medio del Internet y de los teléfonos celulares; la producción de pornografía infantil por Internet puede
también hacerse desde el hogar.
Los hogares que son encabezados por niños o niñas por causa del vih/sida, de guerras, desastres naturales y
genocidio, por ejemplo, hacen que los niños y las niñas sean vulnerables a la explotación sexual. En un
hogar, las niñas mayores pueden verse obligadas a realizar favores sexuales a cambio de dinero, de
productos básicos, de protección, o para pagar la escuela de sus hermanitos. Puede haber familias enteras sin
protección alguna de una persona adulta. La explotación sexual de estos niños y niñas rara vez se lleva a
juicio, y es poco lo que se hace para brindarles protección.
Las causas fundamentales del abuso están usualmente en las actitudes que conciernen al género, el poder y
la sexualidad. A los niños y las niñas se les suele ver como la propiedad del hombre que encabeza el hogar,
y los gobiernos se guardan de interferir en las vidas privadas de sus ciudadanos, prefiriendo ignorar los
derechos de la niñez sexualmente abusada.
Muchos niños y niñas sexualmente abusados reportan que la mayoría de los miembros de la familia
desconocían la situación. Dicen que sus progenitores no les creerían ni aceptarían lo que les dijesen.
Muchas veces los niños y las niñas creen que pueden ser objeto de amenazas y castigos si cuentan lo que les
pasa y si sus padres se enteran.
Los estudios de los países señalan que las niñas y los niños desarrollan a temprana edad actitudes y
comportamientos sexistas, los que pueden originarse al observar en sus mayores y congéneres patrones de
género abusivos y un comportamiento agresivo, pero también pueden provenir de los medios de
entretenimiento y de la pornografía. Estas actitudes también tienen su explicación en la ausencia de políticas
eficaces contra el abuso sexual infantil y en la negación del fenómeno por parte de los sistemas religiosos y
de orden moral. El diálogo sobre temas sexuales entre miembros de la familia puede ser un tabú, y puede
inhibir la expresión de sentimientos. Otros factores son el abandono emocional de niñas y niños, y la falta
de conocimientos sobre lo que es un desarrollo saludable. A muchos niños y niñas no se les brinda el
espacio para ejercer sus derechos o expresar sus opiniones.
Los ejemplos de buenas prácticas suelen centrarse en la niñez y hay ejemplos notables de iniciativas
tomadas por niños y niñas para mejorar su propia situación y la de sus semejantes. Estas actividades son
también importantes para empoderar a niñas y niños y para fortalecer su resiliencia. Pero cabe reconocer que
la responsabilidad global la tienen los adultos; en última instancia, el gobierno tiene el deber de proteger a
todas las niñas y niños en su jurisdicción. Sin embargo, es importante que el gobierno consulte e involucre a
la niñez en el proceso de elaborar políticas y programas dirigidos a erradicar el abuso sexual infantil.
Es vital contar con servicios de salud a los que niños y niñas tengan fácil acceso para que los servicios
públicos estén seguros de brindar a la niñez la información necesaria sobre la manera de protegerse contra el
abuso sexual y sus potenciales efectos, como es el caso del vih/sida. El servicio de salud pública, incluido el
servicio dental, necesita poder identificar a niños y niñas en situación de riesgo y a aquellos que hayan sido
abusados, para así dar seguimiento a los casos.
Existen ejemplos de obras de teatro, dramatizaciones, películas y medios de comunicación que desempeñan
un papel vital en la promoción de los derechos de la niñez, y que han dado por resultado cambios de
comportamiento en progenitores y adultos, así como la creación de grupos de apoyo para que los niños y las
niñas crezcan en un ambiento confiable. De esta manera se brinda apoyo a la niñez para que reconozca y
pueda hacer frente a comportamientos potencialmente lesivos.
Recomendaciones:
• Asegurar que a las niñas y los niños se les trata como
derechohabientes y que toda violencia y abuso sexual en
su contra, independientemente de donde ocurra, se
reconozca como una trasgresión de sus derechos humanos.
• Desarrollar y fortalecer los sistemas de protección de los
derechos de la niñez
• Brindar información sobre el abuso sexual infantil, en los
idiomas locales y para niñas y niños con capacidades distintas,
que esté adaptada para la niñez y sea apropiada para la edad.
• Brindar servicios sociales y de salud a niñas y niños que
viven sin un adulto que los cuide.
• Abordar los asuntos subyacentes que pueden causar
abuso sexual infantil, como por ejemplo, el abuso de poder,
la pobreza, el desequilibrio de género, la falta de derechos
en niñas y niños y las prácticas tradicionales nocivas.
• Brindar una amplia gama de oportunidades para aprender sobre
buenos patrones de crianza, desarrollo infantil y derechos de la niñez.
• Alentar a los hombres y a los niños a abordar la
discriminación de género y las formas dominantes de masculinidad,
para así brindar a niños y niñas modelos positivos y figuras
paternas que puedan emular.
• Empoderar a las mujeres y a la niñas para que fortalezcan su posición en
la sociedad a fin de poder abordar el abuso sexual infantil para así brindar
a niños y niñas modelos positivos y figuras maternas que puedan emular.
• Brindar servicios en salud sexual y reproductiva que estén adaptados para
la niñez.
• Alentar el diálogo en la familia y las ventajas de que niños y niñas
tengan amplia participación en los asuntos familiares.
• Sensibilizar sobre el derecho de la niñez a la protección,
y sobre la relación que hay entre diferentes tipos de violencia
contra la niñez, aclarando, incluso a los niños y niñas, cuáles son los
comportamientos aceptables y cuáles los inaceptables.
3.4 Abuso sexual en la escuela y en los entornos educacionales
La violencia sexual y el acoso prevalecen en las escuelas en muchos países. Las niñas en particular, están en
riesgo de sufrir abuso sexual en las escuelas por parte de sus congéneres y del personal docente. Las
demandas sexuales suelen ir acompañadas de amenazas de castigo físico, del uso de la fuerza, de la
manipulación o de promesas de mejores notas o recompensas económicas. Revelar el abuso a menudo pone
en riesgo al niño o niña.
A los niños y niñas que reportan el abuso usualmente no se les cree, y muchas veces se les trata con
hostilidad —una consecuencia común es que abandonen la escuela. El niño o niña podría también tener una
historia de violencia y abuso en el hogar y en la comunidad, lo que lleva a que deje de asistir a la escuela o
se retire antes de tiempo. Los docentes y el personal administrativo de la escuela podrían no reconocer las
señales del abuso sexual, desconocer las directrices sobre el modo de tratar a las víctimas de violencia sexual
o sobre la manera en que deben lidiar con aquellas personas acusadas de violencia sexual. Por todo ello,
muchas veces ocurre que las autoridades escolares no confrontan a los perpetradores.
Asimismo, son pocos los docentes que cuentan con una capacitación formal para impartir temas sobre
sexualidad, abuso sexual y derechos de la niñez. Los estudios de los países destacan que no existe una
educación integral sobre la sexualidad, el abuso sexual y la explotación. Por lo general, los docentes no
saben cómo reconocer los indicios de violencia y abuso sexual y no cuentan con una estrategia propositiva
en contra del abuso sexual que comprenda acciones coordinadas entre las escuelas, el sistema de protección
infantil, los hospitales, la atención sicosocial y la policía. Los internados son entornos particularmente
difíciles, ya que el niño o niña tiene pocas oportunidades de encontrar formas de lidiar con el abuso sin
correr peligro. En estos casos la evidencia podría provenir de adultos que, al cabo de los años, revelan el
daño que sufrieron.
Son muchos los buenos ejemplos, pero siguen siendo iniciativas dispersas. Lo más importante es que la
propia escuela ofrezca un atmósfera adecuada y sin riesgos para la niñez, tanto en los dormitorios como en
los servicios higiénicos, con inodoros separados para cada sexo, y también durante el trayecto del hogar a la
escuela y de la escuela al hogar. Con el apoyo del personal docente y de los progenitores, los propios niños y
niñas pueden asegurar eso. Deben existir mecanismos para reportar cualquier incidente y debe asegurarse su
seguimiento de una manera adaptada para la niñez.
La mejor práctica es cuando los temas relacionados con el abuso sexual se plantean como parte de la
educación sobre los derechos de la niñez y su protección en general, en lugar de que se separen de otros tipos de trasgresiones. El propósito no es crear temor, sino preparar e informar a niñas y niños para que
tengan mejor capacidad para percibir y evitar los peligros. La capacitación en habilidades para la vida puede
también incluir temas como emociones fuertes, sensibilización de género y educación sexual, diferentes
niveles de aceptación de la violencia en cada cultura, manejo de los conflictos y lo que la niñez y los adultos
pueden hacer para mejorar la situación. La educación en sexualidad no debe ser únicamente una lección de
biología, sino incluir la diferencia entre las ‘buenas’ y las ‘malas’ formas de contacto físico, y sugerir
maneras en que niños y niñas pueden actuar ante situaciones difíciles.
Muchas veces los niños y las niñas están impacientes por actuar de inmediato, y en muchas escuelas se han
creado grupos encabezados por niños y niñas con el fin de educar a los congéneres y a las familias acerca de
los derechos de la niñez y tomar medidas protectivas. Las discusiones de los grupos de congéneres
facilitadas por adultos son otro mecanismo importante para que niñas y niños sepan que no están solos
cuando enfrentan situaciones difíciles, y conozcan lo que pueden hacer al respecto.
Hay también ejemplos de niñas y niños que han participado en debates públicos con funcionarios de las
autoridades educativas, en los que usualmente una organización no gubernamental facilita su participación.
Es preciso investigar aún más el vínculo entre abuso sexual y castigo corporal en las escuelas, ya que la
evidencia anecdótica revela que en aquellas escuelas donde se prohíbe esa forma de castigo y donde se da
seguimiento a los mecanismos para reportar trasgresiones, hay menos casos de abuso sexual.
Recomendaciones:
• Asegurar que las escuelas ofrecen entornos seguros para niños y niñas,
con códigos de conducta para todo el personal y una política de protección
a la niñez con la que esté familiarizado todo el personal, las niñas, los niños
y sus progenitores.
• Elaborar protocolos para el manejo del abuso sexual infantil en las escuelas.
El abuso sexual infantil debe abordarse con prontitud y en estrecha
cooperación con el sistema de protección infantil, los servicios de salud y la policía.
• Establecer en las escuelas unidades de protección a la niñez,
líneas telefónicas de ayuda, y otras medidas para que niñas y niños puedan
reportar el abuso sexual.
• Brindar capacitación y apoyo al personal docente y a la dirección de la
escuela sobre la manera de detectar y actuar en caso de abuso sexual.
• Asegurar una educación libre y obligatoria, asequible y accesible para todo
niño y niña en edad escolar hasta por lo menos la edad mínima para trabajar.
Se deben establecer normas mínimas de calidad para la educación.
• Asegurar que el plan de estudio de la escuela incluye educación
sobre los derechos de la niñez en los que se aborden temas de sexualidad,
y de relaciones de poder y de género, y que enseñe a niñas y niños la
diferencia entre formas de contacto físico ‘buenas’ y ‘malas’, formas no peligrosas
de demostrar afecto y métodos de protección contra el abuso sexual y el
vih/sida.
• Facilitar la inclusión de niños y jóvenes de ambos sexos en la
formulación, diseño, ejecución y seguimiento de medidas para crear
escuelas y sociedades adaptadas para la niñez.
• Brindar oportunidades para que niñas y niños se organicen y expresen
sus opiniones.
3.5 Abuso sexual en la comunidad
Puesto que el abuso sexual ocurre con mayor frecuencia en el hogar y en el entorno inmediato, los enfoques
basados en la comunidad son imprescindibles para abordar el problema.
En el entorno comunitario, los estudios de país revelan una situación paradójica: por un lado, falta un apoyo
bien informado para prevenir el abuso sexual, y por otro, abundan las iniciativas para combatir el abuso y
proteger a la niñez. En los estudios de país se señala la falta de profesionales, de medidas sociales, y de
campañas de sensibilización, además de los prejuicios en contra de las niñas y los niños, así como la falta de
comprensión en cuanto a los desafíos que enfrenta la niñez.
Aun cuando los estudios de país destacan el hecho de que la mayoría de los abusadores son personas
conocidas por el niño o la niña, también se menciona a los extraños como perpetradores. Entre los
‘extraños’ se incluye a visitantes o a personas con las que se tienen contactos ocasionales, tales como gente
que presta servicios de transporte, negociantes y turistas. En un estudio de país, los niños mencionan
propuestas indecentes por parte de empleados que laboran en organizaciones de la sociedad civil.
Un gran porcentaje de abusadores son otros niños y niñas. Una buena práctica cuando se esté lidiando con
niños perpetradores debe incluir la consejería. La experiencia señala que los jóvenes trasgresores reconocen
su abuso con mayor frecuencia que los trasgresores adultos. La vergüenza y la negación son emociones y
formas de defensa que manifiestan muchas veces los jóvenes trasgresores, quienes necesitan el apoyo de sus
progenitores, de profesionales y de la comunidad para hacer frente a su comportamiento abusivo y aprender
las ventajas de expresar emociones positivas y no abusivas hacia otras personas. Un tratamiento de esa
naturaleza y la rehabilitación son maneras de prevenir que se repita el abuso.
Los niños y niñas entrevistados subrayan que el apoyo de los adultos es crucial para guiarlos y
empoderarlos.
Ejemplos de buena práctica incluyen: grupos locales de adultos que prestan servicios de vigilancia para
proteger a niñas y niños e impedir que se les induzca al sexo comercial; comités de protección de la niñez;
trabajadores voluntarios para la protección de la niñez en los poblados; establecimiento de estructuras de
protección dentro de estructuras comunitarias existentes; involucramiento de niños y niñas en estructuras
comunitarias, y la organización de niñas y niños para que se protejan entre sí; así como hombres y niños
varones organizados para abordar la discriminación basada en el género y la violencia contra las niñas y los
niños. Para sensibilizar a la comunidad también se hace uso de una variedad de métodos, tales como obras
de teatro, programas de radio, el uso de los medios escritos, las actividades de divulgación, la organización
de grupos de debate y la capacitación de líderes religiosos y de autoridades locales.
Los niños y las niñas han formado clubes infantiles; se han organizado de diferentes maneras; han
identificado lugares de riesgo y han buscado el apoyo de sus mayores para crear seguridad en sus vecindarios y en las escuelas. También se han involucrado en acciones dirigidas a cambiar las actitudes al
señalar temas tales como los matrimonios precoces y la trata de personas. Asimismo, han preparado y
presentado obras de teatro callejero, periódicos murales, programas de radio, han celebrado sesiones de
orientación con profesionales y se han reunido en talleres y consultas con adultos que toman decisiones. Para
que esas consultas tengan un significado, los niños necesitan estar preparados y el entorno debe ser seguro y
amigable.
Recomendaciones:
• Alentar a las autoridades locales, a las organizaciones, a profesionales
y a niños y niñas para que se ocupen de la prevención y protección
de la niñez y fortalezcan mecanismos de aplicación adaptados para ella.
• Establecer mecanismos de seguimiento independientes, como son
la procuraduría de la niñez, cuyo mandato sea recibir quejas y
dar seguimiento a los casos de abuso sexual y a otras formas de
violencia contra la niñez.
• Fortalecer la resiliencia e integridad de niños y niñas mediante
medidas adaptadas, y brindar capacitación en materias tales
como habilidades para la vida, equidad de género y manejo de conflictos.
• Dar a niñas y niños la oportunidad de organizarse y expresar
sus puntos de vista.
• Apoyar la formación de redes y alianzas entre las organizaciones de
la sociedad civil —incluidas las organizaciones e iniciativas de niñas y
niños— y las autoridades locales, para compartir ideas dirigidas
a fortalecer el trabajo de prevención del abuso sexual y mejorar
la protección que se brinda a la niñez.
• Emprender acciones estratégicas para lograr cambios en las actitudes y en el
comportamiento social, como por ejemplo, haciendo uso de los
medios y las artes para desarrollar entre los adultos una cultura de respeto
hacia los derechos de la niñez, y mediante la transmisión de esos valores
a la siguiente generación.
• Desarrollar programas de prevención multisectoriales y de base amplia
para el vih/sida a fin de cambiar las actitudes y comportamientos
socialmente aceptados.
• Apoyar un enfoque integral hacia el abuso sexual infantil y la
explotación, que aborde la pobreza, la equidad de género, la violencia
basada en el género y los temas de salud reproductiva, además del vih/sida.
3.6 Abuso sexual en las instituciones

Las encuestas señalan que en los centros de detención e instituciones juveniles, los niños y las niñas son
supremamente vulnerables al abuso sexual por parte de sus congéneres y de los adultos. La vulnerabilidad
está presente en los centros de detención, cuando están bajo custodia, en los refugios para las personas sin
hogar y en los centros de corrección.
Las niñas y niños que están en orfanatos y en otros hogares manejados por autoridades, instituciones
religiosas y organizaciones no gubernamentales, también corren el riesgo de sufrir abuso sexual. En esos
entornos cerrados, los niños y niñas suelen tener enormes dificultades para encontrar una manera de
denunciar el abuso. La evidencia en estos casos proviene mayoritariamente de adultos que al cabo de los
años revelan el daño que sufrieron.
Recomendaciones:
• Asegurar que todos los hogares para niñas y niños y otras instituciones
ofrecen entornos seguros, mediante el uso de códigos de conducta para
todo el personal y una política de protección a la niñez con la que
esté familiarizado todo el personal y también los niños y las niñas.
• Asegurar que todos los niños y niñas tienen acceso a mecanismos
sin riesgo para reportar cualquier incidente.
• Que todas las instituciones donde se brinda atención y se acoge a niños y
niñas estén registradas y sujetas a seguimiento e inspección.
• Asegurar que existen protocolos para el manejo del abuso sexual infantil
en las instituciones. El abuso sexual infantil debe abordarse con
prontitud.
• Promover el desarrollo de alternativas a las instituciones a fin de brindar
a niños y niñas una atención individualizada y un seguimiento minucioso.
3.7 Abuso sexual en el lugar de trabajo
Los niños y niñas que no asisten a la escuela reportan más abuso sexual que aquellos que sí están en el
sistema escolar, debido a que los primeros están más expuestos, especialmente cuando laboran en bares,
clubes nocturnos, restaurantes, etc.
Las niñas y niños que viven en la calle suelen ser abordados por proxenetas, traficantes de personas y otros
niños, y son coercionados para que se involucren en actividades sexuales comerciales, que incluyen el abuso
como parte de la producción de pornografía. Asimismo, puede obligárseles a mantenerse mediante la
prostitución, la producción de material pornográfico o el sexo de supervivencia, que implica ofrecer sexo a
cambio de comida, refugio, drogas, etc., y como consecuencia de que no existe un sistema de protección
para cuidar de ellos. Los niños y las niñas son extremadamente vulnerables cuando pernoctan en las calles, y
prácticamente no tienen posibilidad de que la ley los proteja contra los delitos sexuales. Lo mismo sucede
con los niños y niñas que trabajan en los basureros, en los mercados y en cualquier situación de trabajo
informal.
Los niños y niñas que trabajan en servicio doméstico están particularmente en riesgo y enfrentan grandes
dificultades para saber qué hacer en caso de abuso. Son pocos los programas de bienestar social y protección
que los amparan, y existe poca investigación sobre su situación. A los niños y las niñas también se les abusa
sexualmente en el sector del empleo formal, como por ejemplo, en las fábricas.
Recomendaciones:
• Incluir en las normas laborales acciones contra el abuso sexual
infantil, y promover la adopción de políticas de protección
infantil en los lugares de trabajo.
• Promover que los lugares donde trabajan niños y niñas se involucren
en acciones comunitarias para poner fin al abuso sexual infantil.
• Asegurar que los niños y niñas que trabajan tengan acceso a mecanismos
de denuncia en la comunidad y a nivel nacional (líneas telefónicas
de ayuda, etc.).
• Asegurar que la atención primaria en salud esté disponible para
para todos los niños y las niñas, por ejemplo, mediante servicios
de divulgación.
• Dar a niños y niñas la oportunidad de organizarse y expresar sus
opiniones.
• Asegurar inspecciones efectivas en los lugares de trabajo por parte
de funcionarios capacitados en los derechos de la niñez y en la
protección infantil.
• Brindar posibilidades para que los niños y las niñas trabajadores se
eduquen, asistiendo a la escuela en jornadas de medio tiempo o como parte de
sus condiciones de empleo.
3.8 Las recomendaciones que hacen los niños y las niñas
En todo el mundo niñas y niñas piden a los adultos y a otros niños y niñas que pongan fin a la violencia en
su contra. Piden a los adultos que les escuchen, que se pronuncien y actúen a favor de su interés superior. A
pesar de las fuerzas que les obligar a silenciar el abuso sexual, ellos y ellas lo denuncian cuando están en un
entorno confiable, y muchos se han organizado para proteger a otros del abuso.
Como parte de este informe, los miembros de Save the Children organizaron junto con niños y niñas,
talleres, entrevistas y discusiones con grupos focales, o recopilaron datos de reuniones anteriores con niños y
niñas sexualmente abusados y con aquellos que tenían opiniones al respecto. Las opiniones de esos niños y
niñas se incorporaron en las recomendaciones generales anteriores. Una recomendación global por parte de
los niños y las niñas es que les gustaría ver que se pongan en práctica esas recomendaciones y que no se
queden en el papel.
Las recomendaciones que se brindan a continuación provienen de niñas y niños que presentaron sus puntos
de vista y opiniones sobre los diez puntos de aprendizaje que guían los estudios de país. Fue durante los
talleres y las discusiones con grupos focales que hicieron fuertes pronunciamientos sobre el abuso sexual,
sobre cómo éste interfiere en sus vidas y sobre sus expectativas de apoyo por parte de los adultos. Esos
pronunciamientos y las recomendaciones son notablemente similares entre los países.
Los diez puntos clave son:
1. El abuso sexual es malo y no debería ocurrir.
2. Díganles que ya no lo hagan – es difícil denunciarlo.
3. Es muy difícil salirse de la explotación sexual y del sexo comercial.
4. Escúchenme y crean lo que les digo.
5. Hablen conmigo y estén ahí cuando yo los necesite.
6. Necesito sentirme seguro y protegido, y decidir cómo se va a tratar mi caso.
7. Quiéranme, apóyenme – nosotros sabemos lo que necesitamos.
8. Ayúdenme a salir de esta situación.
9. Que mi abusador admita lo que hizo.
10. No me pongan etiquetas y déjenme seguir viviendo mi vida.
La participación de niñas y niños en la investigación y en el diseño y seguimiento de las políticas y programas es necesaria para la buena práctica y para la eficacia de los programas. Es una manera de
empoderar a la niñez, y de apoyar el proceso de sanación en aquellos que han sido violados. Las
asociaciones entre adultos y niños tiene la posibilidad de llevar la participación de la niñez más allá de las
dimensión de las consultas ocasionales, al ámbito de los procesos transformadores para crear sociedades
amigables hacia la niñez.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

myotfspwx
http://www.woolrichitalystore.com/ woolrich bologna
http://www.mywoolrich.com/ woolrich
http://www.woolrichsitaly.com/ outlet woolrich
http://www.woolrichsalecheap.com/ outlet woolrich
http://www.woolrichitalyshop.com/ woolrich giubbotto
outlet woolrich
woolrich italia
woolrich bologna
woolrich parka
woolrich sito ufficia
[url=http://www.woolrichitalystore.com/]woolrich[/url]
[url=http://www.mywoolrich.com/]woolrich negozi[/url]
[url=http://www.woolrichsitaly.com/]woolrich rosso[/url]
[url=http://www.woolrichsalecheap.com/]outlet woolrich[/url]
[url=http://www.woolrichitalyshop.com/]woolrich outlet[/url]

Anónimo dijo...

[b][url=http://pkhjajqt292.blogbaker.com/2013/03/15/design-beats-by-dre-qlvq-at-beatsbydreseacom]Beats By Dre In Sale[/url][/b] unmatched selection to televisions all ready 's a Westinghouse 46" 60hz 1080p lcd tv hd tv for a small $280 available on particular target. this fact television is accessible to be a letterbox reliever at nighttime. added resources that is normally in Target's dark colored Friday directory are 4g XBOX gambling solutions with 139.99! You will also gain quite a lot with regard to NIKON L105 photographic camera that is definitely formerly $199.99 it's now $99.99.


[b][url=http://www.elmasryeen.net/blogs/51911/190369/beats-bye-dre-pzcg-at-beatsbydre]Beats Audio Headphones[/url][/b] all of our locality qualified don received american your searching for and even demonstrated stained the 2 panes domes, all of the present to halls, all pics choice of chicago points of interest, And to preserve almost definitely along the queue of superlatives, don presented all of a quick summary related to century esplanade, set required inside course of the state of michigan ave within chicago life coronary heart. the style in order for centuries keep were considered by way of favorite mayor rich M. Daley, And with personal market place charitable contributions centuries school brings turn into one of the several many incredible out in the open locations anywhere you want to.


[b][url=http://fishingwithsj.com/read_blog/130103/beats-by-dre-ebay-qkvq-at-beatsbydresea.com]Beats By Dre Online Store[/url][/b] enthusiastic about everything phone (fatally do you have found this skill?), human being vs,v,against technology is grateful to statement that the central heating accessible in north america entirely safe by using an app. this services is known as myHome out of the way heating system manipulation too by way of patriotic energy level doctor british propane, and install a wireless controlled to central heating boiler and together with thermostat into your coldest place within your house. in which case you use the free myHome iphone app (IOS and android os) which is the myHome web portal (when you finally recorded over) to create ask yourself how exotic you'd expect it.

Anónimo dijo...

[b][url=http://kagirohi.net/trpg/index.php?title=wholesale_handbags_from_china_at_mlovebag.com]hermes authentic handbags[/url][/b] different kinds of Hermes copy purses and handbags available in the online world. nevertheless,having said that as it's a replica easy bring about you'll welcome a smaller amount of. The mere elixir of our promises duplicate has become embodied simply how much money they might mirror an innovative to the particular level the criminals to would probably pass by just as one original.


[b][url=http://btcamfrog.uueasy.com/read.php?tid=5554360]hermes outlet paris[/url][/b] get marked created by pure part-designed, Hermes purses requires some valid length of time to complete. a very good taken as a whole plastic bag got completely built through a single worker's. these kind of may well purchase at the least 3 or even more weeks to assist you to complete.


[b][url=http://www.hi66888.com/forum.php?mod=viewthread&tid=275563]wholesale handbags[/url][/b] perhaps the Hermes kelly felix or sometimes Birkin was full hand-made, rrn addition to inborn also provide carrying cases crafter bank. Hermes kelly felix mostly implement out restroom window curtains and simply from the joints in two procedures. seam will if you will allow offer within just one's body to get wonderfully soothing, moreover outside the digital walls seam could be notify pride looks like tinggua.

Anónimo dijo...

[url=http://www.jfgov.com/bbs/forum.php?mod=viewthread&tid=1749673]handbags and purses[/url] web based financial systems


[url=http://www.1cat1dog.com/viewthread.php?tid=279176&extra=]buy hermes birkin[/url] price tag Ugg shoes or boots united kingdom selling price additionally free postage which has a Big


[url=http://partyfz.com/forum.php?mod=viewthread&tid=1171224]vintage hermes purse[/url] The No1 tribute to your Foo fighters fines available from Skiddle listed below

Anónimo dijo...

[url=http://www.pickpaybags.com/]cheap louis vuitton[/url] Taylor speedi discovered checking out the evening meal utilizing personal perfect after common public split up


[url=http://www.pickforbags.com/]louis vuitton outlet store[/url] Gia Milani bags are original found on wal-mart and can be for sale


[url=http://www.pickpaybags.com/]www.pickpaybags.com[/url] an essential profit by way of buying imitation cases method to stay surprisingly very good prices. these people all can charge some type of petite percentage on the original fakes. this way go ahead and save to some degree financial wealth and in addition provide many more gorgeous investment property. in fact, balanced with favourite pseudo individuals in low quality, they need to be complementary display. if you need download the duplicate Hermes purchasing belongings web in primary grade and also 1: 1 first-class, you really should though prepare a sensible $. life style there actually replicas, their personal long lasting event may create them recent past for extended life. Louis Vuitton handbags really are allowed to be about elegance and as a consequence fineness. They have grown constructed from the top quality textiles providing fabulous method and specific worth. They are created to be lightweight, really, fixed, and versatile. further, there are excellent adornment using a girl go refining the style way.

Anónimo dijo...

Oh my goodness! Awesome article dude! Thank you, However I am having troubles with your RSS.
I don't know why I cannot join it. Is there anyone else getting identical RSS problems? Anybody who knows the answer can you kindly respond? Thanks!!

my page; tao of badass